El presupuesto de la Unión Europea

Durante estas semanas se está discutiendo el presupuesto de la Unión para 2013. Existen discrepancias entre las posturas del Parlamento y de la Comisión. Sin entrar en detalles ¿tiene la Unón el presupuesto que necesita?

John Palmer ha publicado en  The Guardian un interesante artículo sobre los presupuesto de la Unión, donde hace una crítica sobre la cuantía de los mismos y propone que deberían de incrementarse. A continuación trasncribo un par de párrafos del mismo.

'El presupuesto actual de la Unión Europea, que abarca 27 (pronto serán 28) Estados miembros, equivale a apenas el 1% del total de la  economía de la UE. Cualesquiera que sean los beneficios que aporta presupuesto, por ejemplo, para ayudar a las regiones más pobres, para impulsar la investigación científica y las redes de transporte y de energía, es ridículamente pequeño. Como han argumentado economistas de tosa la UE, para lograr un impacto significativo en las economías de la Unión Europea el presupuesto debe ser incrementado por un factor de tres o cuatro, y más específicamente dirigido a superar los obstáculos cada vez mayores para el crecimiento sostenible y el empleo.

Por supuesto que también hay que realizar profundos cambios en la forma en que se financia el presupuesto de la UE. En la actualidad depende peligrosamente de las transferencias directas de los presupuestos nacionales, con sólo una pequeño rango de "recursos fiscales propios" de la UE, tales como los derechos de aduana y otros gravámenes. Esto significaría la introducción de impuestos generales para toda la UE, tal vez comenzando con un impuesto a las transacciones financieras para el cual existe un apoyo significativo de la opinión pública. Un acuerdo de los Estados para recaudar una mayor tasa de impuesto marginal sobre los mayores ingresos y otros signos de riqueza también ayudaría a facilitar los medios para impulsar una inversión sostenible en el crecimiento y en la recuperación del empleo. Se necesita también desesperadamente un respaldo colectivo de la UE a préstamos para la recuperación financiera.'

Una UE sin suficientes recursos económicos es un Unión débil que carece de capaciad para impulsar políticas eficaces. Pero es también evidente que una UE con mayor capacidad presupuestaría que la actual no es deseable a menos que, simultaneamente, no se profundice en la democratización de sus estructuras de decisión, por ejemplo, dándole al Parlamento Europeo capacidad legislativa plena. No queremos una Unión con la capacidad de decisión manos de los estados y los altos funcionarios europeos.