Aralar considera que la declaración de Felipe VI fue la declaración de un dirigente del PP

Las declaraciones de Felipe VI han dejado patente que la Unidad de España está por encima de leyes y de la democracia; no ha mostrado ninguna empatía, solidaridad, ni un mínimo pensamiento para el pueblo de Catalunya y su ciudadanía.

El discurso de Felipe VI no solo legitima sino que da por bueno el uso de la violencia contra la ciudadanía. Se sirve de la “autoridad” que le otorga su posición impuesta para avalar los comportamientos contra los derechos humanos así como los ataques contra los derechos civiles y políticos de la ciudadanía.

Ha facilitado la extensión e intensificación de la represión violenta. Para ello, ha rebasado los principios democráticos y facilitado la suspensión de la autonomía en vigor. En Euskal Herria y en el resto de autonomías debemos tener en cuenta que cuando se intervenga la autonomía de Catalunya se estarán interviniendo todas las autonomías, todas quedarán sin valor.

En resumen, el discurso de Felipe VI ha dejado patente que en el régimen de 1978 el franquismo lo dejó todo atado y muy atado siendo su garantía la figura del rey.

Estamos ante una situación de extrema gravedad, los derechos humanos, los principios democráticos y las libertades están siendo vulnerados. Ante esta situación Aralar quiere mostrar, una vez más, su solidaridad con Catalunya y con su ciudadanía. Al tiempo, hacemos un llamamiento a la ciudadanía de Euskal Herria, a los responsables institucionales y especialmente al gobierno de la CAV y al lehendakari a romper relaciones con el gobierno de España y a que desde una óptica de país se comporte de forma solidaria con Catalunya